COLLAB | Los inmortales de Wynwood
273
post-template-default,single,single-post,postid-273,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-6.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_non_responsive
 

Los inmortales de Wynwood

10 Aug Los inmortales de Wynwood

AUTOR: SOFÍA MOLINA
FOTOS: COLLAB

 

Para leer el arte urbano y el graffiti, para comprender sus matices y negaciones debemos, a su vez, leer la ciudad global contemporánea. Cuando lo hacemos, nos damos cuenta de que es en sí un nudo de contradicciones emergentes, y un lugar de mutantes políticas económicas. (trad. propia)

Como muy bien señala Jeff Ferrel en la introducción a Graffiti and Street Art, las ambivalencias del arte urbano devienen de las contradicciones del espacio que ocupa. La ciudad, como una red construida a partir de distintos tejidos sociales, es un territorio diverso, heterogéneo y multiforme que resulta imposible encasillar en etiquetas y fenómenos estables. De igual forma, las barreras que determinan y diferencian al arte urbano de otras formas de expresión artística, se diluyen y surgen debates en torno a la validez del mismo en espacios o jerarquías distintas. Por ejemplo, ¿continua siendo Graffiti cuando la obra está enmarcada dentro de una galería? ¿o cuando se produce bajo la financiación de una compañía, como forma de publicidad?

El Graffiti es un arte de contradicciones, y las opiniones frente a estos cuestionamientos resultan igual de divergentes, en especial en un barrio como Wynwood, en donde se ven todas las modalidades del arte urbano. Al recorrer sus calles junto con Ryan, (de Miami’s best graffiti guide) y escuchar las historias detrás de cada mural, estilo y artista, se percibe la complejidad que enmarca esta expresión artística, así como se comprende la riqueza que esa misma ambivalencia le proporciona.

Tal vez pueda interesarle: Un barrio que difumina la línea entre lo legal e ilegal, arte y vandalismo

 

Retna 

 

A lo mejor este nombre le resulte familiar. Sus trabajos han alcanzado la fama internacional y pueden encontrarse en las calles de Europa, Estados Unidos y Japón así como en la publicidad de marcas como Louis Vuitton, VisaJet, Nike y en proyectos dirigidos como Primary Flight, en Wynwood, Miami.

El mural de Retna es ahora una pieza fundamental de Wynwood, pues es el testimonio y el reconocimiento de cientos de artistas que plasmaron, de alguna manera u otra, sus identidades en las fachadas del barrio. Sin importar si aquellos murales fueron borrados o repintados por otro grafitero, estos artistas tienen la certeza de que sus nombres permanecerán en aquellas calles bajo el estilo único de Retna.

El estilo que ha adoptado “es lo que tu podrías llamar como Cali-Graffiti” dice Ryan, señalando el gran muro de más de siete metros de largo, donde lo que parecen ser diseños son en realidad los nombres de todos los artistas que fueron parte del primer proyecto mural con el que Primary comenzó a transformar las calles de Wynwood durante el 2007. La importancia de este colectivo radica en que todos los años los chicos de Primary reunían a más de cincuenta artistas para tomarse las calles del barrio y llenarlo con murales de todos los tamaños y todos los tipos. Gran parte de los diseños que se encuentran hoy día en Wynwood son gracias a este proyecto que se extendió durante cinco años y finalizó en el 2012, con el mural de Retna. “Este es el último mural de ese proyecto. Este es el tributo. “La última instalación de Primary” explica Ryan.

El mantra bajo el cual se compuso fue: “Go big, or go home”(Ve grande, o vete a casa) y ello se refleja en el tamaño y la magnitud con la que se impone.“ Esto muestra la influencia que tiene. Incluso si eres un “punk bandal” o un “old school graffiti” que todavía hace todo esto de manera ilegal, lo respetas, porque Retna ha sido capaz de mantener ese tipo de autenticidad” cuenta Ryan.

La combinación entre escrituras antiguas y su propio estilo demuestra la creatividad artística y única de Retna, y esa misma singularidad es la que le ha otorgado aquel tipo de respeto y de reconocimiento mundial. Por eso, grandes empresas y galerías le han ofrecido pagarle miles de dólares por su trabajo, así como ha ganado el consenso de la comunidad graffitera y, puede casi asegurarse, que este mural jamás será repintado.

Tomado de: http://www.valladolidwebmusical.org/graffiti/historia/08filosofia.html

Si bien es posible pensar que la esencia del Graffiti es su carácter de ilegalidad y exterioridad, como opinan Moze, y El tono (ver imagen a la derecha), también encontramos opiniones como la de Kaos y Soda. ¿Qué sucede entonces con el arte urbano renumerado? ¿Se transforma en otra categoría, como en un “fine art”? Y, ¿ aquello lo desmerita? ¿Es, o no es Graffiti?

 

Chor Boogie + Trek6

 

La siguiente fachada ha sufrido miles de transformaciones desde el 2007 hasta hoy. La forma rectangular del edificio y su vista directa a la autopista le proporcionan la visibilidad y espacio perfecto para un “boombox”o grabadora portátil. Este ícono del hip hop fue en un inicio pintado por Sunni, durante el primer Primary Flight, pero tres años después fue borrado y, como menciona Trek6 en una entrevista para 1xrun (ver enlace): “ de todas partes se decía que el boombox era el icono perfecto para ser usado en ese edificio y mucha gente lo extrañaba”. Así que en el 2010 se alió con Chor Boogie para devolver lo que considera como “un homenaje al verdadero hip hop”.

Lo verdaderamente interesante es que el asunto no acabó allí. Cada año, desde el 2010, ambos artistas regresan a Wynwood y le añaden formas, colores, figuras, materiales… y hasta se dice que alguna vez alcanzó a tener luces LED.

En diciembre, durante la celebración del Art Basel, se cumplirán cinco años de transformaciones. Ryan cuenta que todo ha sido “gracias a que Track6 lo ha estado financiando. Se ha gastado cerca de dos mil dólares, provenientes de su propio bolsillo, para conseguir los suplementos de pintura y demás”.

 

Y es que el Graffiti no es un arte barato. Los materiales necesarios para abarcar el espacio de una pared son costosos y se necesita de fuerte dedicación para mantener una constancia. La mayoría de artistas del arte urbano se ven obligados, como Trek6, a financiarse a sí mismos pero, como bien opina Ryan: “Es una labor del trabajo. Algunos pueden decir que él gasta mucho dinero en una misma obra, pero lo hace invirtiendo en su arte” y eso lo convierte en una obra aun más valiosa.

La movilidad del arte urbano, propia del movimiento constante de la ciudad, es una característica fundamental del mismo. Una pared es un lienzo, un espacio textual infinito, que cambia con cada tag, spary y pincelada, así provenga del mismo artista o de nuevos grafiteros que desean dejar su arte en la fachada. Lo que año tras año han hecho ambos Trek6 y Chor es una especie de edición de su obra: le añaden, le quitan, corrigen y renuevan. “Lo llamamos Everlasting Bass… como la canción de Rodney O Track… que fue grande en California como en Miami… y es una colaboración Miami-California, al acercarte (al graffiti) ves mi lado, al alejarte ves el de Chor” menciona Trek6.

 

Ahol Sniffs Glue, otro grande del arte urbano. Sus graffitis son conocidos por todo Miami, desde Wynwood hasta Biscayne y se destacan por el uso de ojos adormilados, bareteros o drogados. Ahol cuenta que estos son los ojos de sus personajes, dibujos caricaturescos, que fusionan lo animal con lo humano y “narran la historia de la persona común” (trad. propia) (Ver entrevista). Como le cuenta a Back of House, (ver enlace) su trayectoria como artista empezó en el bus, pues cuando se bajaba del viaje solía pintar lo que había visto a su alrededor, y los ojos son producto de ese trabajo.  “No hay palabras, ni letras, los ojos son simbólicos como una poderosa imagen y el patrón se ha convertido en algo muy popular” señala el artista.

El mural que Ryan nos mostró (foto arriba) es uno de muchos que tiene Ahol por el barrio, sin embargo, lo que lo diferencia de los demás es su antigüedad, al ser el mural más viejo de todo Wynwood.

Protegido por una cerca eléctrica y resguardado por el edificio (que no deja que sea repintado), el mural ha permanecido en aquella fachada desde el 2005. Se encuentra sobre la misma calle que el graffiti de Trek6 y Choor Boogie, teniendo una visión directa a una de las autopistas más concurridas de Miami. “Decidieron poner todos estos arboles para evitar que las personas se distrajeran” dice Ryan señalando una barrera de arboles a nuestra espalda, entre la autopista y el graffiti.

Así que la inmortalidad de este mural deviene del dueño del edificio y no de la voluntad o la fama del artista. Este tipo de perdurabilidad es algo difícil de conseguir en el arte urbano, donde cualquier día se corre el riesgo de que el graffiti sea borrado por otro graffitero o el mismo dueño de la propiedad. Aun así, vale la pena preguntarse si alguien se atrevería a rayar sobre él en el caso de que la cerca no estuviera, pues Ahol es un artista que ha alcanzado un prestigio similar al de Retna y este tipo de respeto en la comunidad graffitera funciona como un acuerdo fantasma, un pacto no verbal, no escrito, pero permanente.

En memoria a Raymond Brown

 

“Este es, en realidad, un mural muy, muy poderoso” dice Ryan “me pone muy triste hablar de él”. Hecho por Michael Vásquez y José Félix Pérez, el siguiente Graffiti fue pintado en conmemoración a Raymond Brown, amigo cercano de Ryan y de varios graffiteros de Miami. “Lo que sucedió fue que el año pasado mi amigo Hoxxoh estaba trabajando en colaboración con Ray y Olsen en un mural para un hotel en Fort Lauderdale. Era un diseño masivo de siete pisos y estuvieron pintándolo durante semanas. Pero una mañana hubo un accidente trágico: una de las cuerdas que sostenía al andamio donde estaban trabajando colapsó. Ray, que ésta a la izquierda del mural, cayó 12 metros hasta su muerte. Su arnés también falló.”

 

“Así que ha sido un año muy duro para el equipo de arte local. Al caminar puedes ver muchos graffitis que dicen Ray-day” cuenta Ryan “Y a eso se refieren al poner El-Ray en el andén a la izquierda (ver foto), en referencia a The fart particule, ese era su Instagram y Doctor Brown Noise su marca de Dj. Era un artista, un curador, una persona hermosa. Yo amaba a Ray, no había un solo hueso malo en su cuerpo y era hijo único.”

Tomado de: Mass Appeal. https://massappeal.com/mural-painter-dies-in-florida-scaffolding-collapse/

“Querían hacer algo verdaderamente increíble en su honor y organizaron una fogata con todos sus amigos luego de su muerte. Eso es lo que ves en este Graffiti, mezclado con una de sus fotos durante una de sus presentaciones en vivo” continua Ryan “Nadie puede rayar sobre esto, eso es seguro”.

Juega siempre 

 

Este artista no necesita introducción, ya que seguramente lo ha visto por las calles de Colombia. Si bien corre el riesgo de ser borrado, hacemos su mención al haber encontrado su arte por las calles de Wynwood, cosa que no es de extrañar, pues es un barrio en donde artistas de todo el mundo han dejado sus firmas. En especial durante el Art Basel, que se celebra las primeras semanas de diciembre. Allí, millones de artistas recorren las calles de Wynwood y dejan sus marcas en las paredes.

El Graffiti de DjLu, al igual que los demás, mantiene su propio estilo. La combinación de pintura y el uso del stencil le otorgan un aire de cómic y esto se vislumbra en la oposición entre el sepia o el blanco y negro (que utiliza para demarcar los rostros y cuerpos de gente del común), con fondos y diseños de colores vivos.

En Colombia, ha trabajado en varios proyectos patrocinados por el gobierno y alcaldías. Actualmente, trabajó con la Alcaldía de Medellín realizando un mural para el archivo histórico de la ciudad (ver vídeo abajo). Sin embargo, su arte no depende de una financiación estatal y puede encontrarse en cualquier rincón del país. No es extraño ir en el bus y encontrar su sello sobre alguna pared, los amables rostros de niños, abuelos, campesinos, a veces con algún mensaje escrito, a veces con una mirada y una expresión especifica, y siempre sobre diseños llamativos.

Y no sólo encontramos Graffiti. Este artista también realiza pintura, stickers, serigrafías, pines, afiches y parches que pueden encontrarse caminando por la calle. De manera que no se sorprenda al ver uno de estos sobre una señal de transito, una caneca o un anden pues, como bien señala su nombre, DjLu: Juega Siempre.

¿Te gustó esta crónica? ¡Siguenos en nuestras redes sociales y descubre cómo Collab puede ayudarte a impulsar tus proyectos creativos!